La venta de un inmueble es una tarea bastante laboriosa ya que el día de la firma hay que reunir una serie de documentación que nos va a solicitar la notaría.

Documentación necesaria para vender una propiedad

CERTIFICADO ENERGÉTICO. Es un certificado imprescindible a la hora de vender o alquilar tu inmueble. Informa sobre el consumo energético y sobre las emisiones de CO2 de un inmueble. Es obligatorio desde el 1 de junio de 2013. Con el Certificado Energético se obtiene la etiqueta energética que va de A la más eficiente a G la menos eficiente. No disponer del Certificado Energético supone sanciones que van desde los 300€ hasta los 600€.

NOTA SIMPLE REGISTRAL: Es un documento que indica en qué situación se encuentra cualquier tipo de inmueble. En ella se describe y ubica la propiedad, se indica quienes son los propietarios. También se indican los metros cuadrados y cuantos de ellos lindan respecto a los cuatro puntos cardinales Igualmente, estos datos aparecen ubicados en una localidad y una calle concretas. Además figuran los usos que tiene la finca y, siempre en función del plan general de ordenación urbana del municipio donde se encuentre esa propiedad, la catalogación urbanística. Si esa vivienda forma parte de una comunidad de propietarios, también se señalará cuál es el coeficiente de participación. En caso de ser una finca urbana, esta también contará con una referencia catastral básica. Asimismo, la nota simple señala quién o quiénes son los propietarios actuales de una finca. En ella podría figurar el número de identificación fiscal y si este inmueble ha sido comprado como bien privativo o ganancial. El documento te aclarará cómo se ha alcanzado el grado de propietario de esa finca. Además de quién y cuándo se emitió la escritura de propiedad de ese inmueble. Y si existen cargas agravadas a la vivienda

CEDULA DE HABITABILIDAD: La cédula de habitabilidad es el documento que acredita que una vivienda cumple los requisitos de habitabilidad y solidez fijados por Decreto y que es apta para ser destinada a residencia humana.

Hay dos tipos de cédula de habitabilidad:

  • De primera ocupación: para viviendas nuevas o como resultado de una gran rehabilitación
  • De segunda ocupación: para vivienda usada o preexistente.

IBI: El impuesto de bienes inmuebles es un impuesto directo de carácter local que grava la titularidad y derechos reales que tengamos sobre cualquier bien inmueble, ya sea urbano, rústico o con características especiales. Como característica fundamental para la clasificación de los bienes inmuebles, se recurre al Catastro, como órgano con potestad para la clasificación de los bienes y como fuente origen de las titularidades de los bienes inmuebles o los derechos reales establecidos.

ESCRITURA DE PROPIEDAD: es un documento realizado por un notario público para establecer, jurídicamente, las obligaciones y los derechos del individuo que compra o hereda una vivienda o un terreno.

CERTIFICADO DE LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS: En caso de vivir en una comunidad de propietarios será necesario el certificado de la comunidad de propietarios donde se especifique que está al corriente de pagos y si existen derramas pendientes.

CERTIFICADO DE VENCIMIENTO DE HIPOTECA: Es un certificado que en el caso de que en la compraventa anterior del inmueble hubiera alguna carga hipotecaria pendiente la entidad bancaria la cual representa deberá expedir para la cancelación de la misma.

Consulta a un especialista en el sector

Inmobiliaria Senna es una agencia inmobiliaria en Palma de Mallorca, especializada en la gestión de compra, venta y alquiler de propiedades. Somos especialistas en ayudar a nuestros clientes en llevar acabo su operación en los mejores términos de renatbilidad y tiempo.